¿CÓMO EMPEZÓ TODO?

Todo empezó con llamadas de alguna editorial conocida, que nos invitaba a ir a las parroquias y promocionar sus libros entre estas. A cambio, nos daban una “gratificación comercial” por este impulso de acercar el trabajo de las editoriales a las Comunidades cristianas. Nosotros, que intuíamos que la Providencia del Señor estaba detrás, respondimos positivamente a la invitación que nos hacían; pero a la vez, vimos necesario reducir los costes para que así, fuese mas fácil el acceso al producto que nos invitaban a vender. Intentar economizar la compra a las Comunidades ha sido y sigue siendo el reto y la base de nuestro servicio, siendo conscientes de que es el Señor el que hace posible que no caigamos en la mentalidad empresarial del mundo.
La cosa se nos comenzó a complicar cuando estas parroquias, nos pedían, además de libros orfebrería, mobiliario de metacrilato, cartelería e incluso un presbítero, nos animó a restaurar la Capilla de su Iglesia.

“No os amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Amontonad más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Mt 6, 19-21

Esta cita, después de un momento muy importante en nuestro joven matrimonio de encuentro con Cristo, fue el motor de lo que hoy llamamos “Cinco Panes”.

LA EVOLUCIÓN DE CINCO PANES

Los trabajos nos venían dados casi sin buscarlos, semanalmente teníamos que ir a Hacienda a seguir dando de alta “epígrafes” en el modelo 037 para que todo el trabajo estuviese dentro de la Legalidad.

Se puede decir que estábamos asombrados de como el Señor conducía el proyecto, teniendo en cuenta que nuestra única responsabilidad era seguir manteniendo este “espíritu inicial” que hemos aprendido en la Iglesia de no “lucrarnos o enriquecernos” de signos, objetos y libros que nosotros nos habíamos diseñado, escrito o inventado y acercar a la Comunidad el modelo/diseño original sin retocarlo a adulterarlo lo más mínimo. Un Presbítero conocido y con discernimiento nos preguntó: “Chicos, ¿sois una empresa o unos hermanos que quieren hacer este servicio?” Esto nos dio que pensar: la primera pone el énfasis exclusivo en sacar el mejor beneficio al producto, la segunda no, pero es a la que nosotros nos sentimos llamados. Para ello, hemos contado con la ayuda de hermanos mayores en la fé que nos han ido indicando el camino y nos han mostrado el gozo que supone “vivir así”, confiando en Dios.

A continuación os presentamos esta Web informativa después de que muchos nos halláis invitado a hacerlo para visualizar de una manera digna, cómoda y con la mejor estética, un resumen de los productos y servicios que, a día de hoy, proporcionamos.

Un afectuoso saludo, La Paz
José María y Carolina

Para más información pongase en contacto con nosotros

Atenderemos gustosamente todas sus preguntas y solicitudes.