Signos

 

A través del misterio pascual de Cristo la liturgia genera una “plástica social” que sana las comunidades humanas y a cada persona en concreto. Jesucristo actúa de modo eficiente a través de los signos litúrgicos, la asamblea o la acción simbólica, y se hace presente de manera eminente en la Eucaristía. Mediante los signos sensibles se ejecuta la acción invisible de la gracia cuyos efectos de santificación resultan evidentes y necesarios para el gobierno de la Iglesia y la evangelización del mundo.

La Liturgia, efectivamente, posee este atributo de “obra total” puesto que integra todos los aspectos de la vida humana en un todo unitario. Origina además al “hombre nuevo” del que nos habla san Pablo, que es gestado por el Espíritu Santo desde el Cielo. La acción de esta gracia, sin embargo, no anula la naturaleza sino que la presupone y la eleva.

 

Como pone de manifiesto Hans Urs Von Balthasar en su obra Gloria, la Presencia de Dios se ha manifestado en la historia a través de las formas sensibles puesto que la naturaleza del ser humano es de esta índole. La Encarnación de Jesucristo lleva a su cumplimiento esta modalidad con que Dios ha tenido a bien manifestarse al hombre a través de la Belleza.

Desde Cinco Panes queremos prolongar este servicio de fidelidad a los signos en su belleza y calidad originaria potenciando el mejor servicio y precio.